Densitometría Ósea

Inicio / Densitometría Ósea

La osteoporosis no es una enfermedad menor y se puede prevenir con simples cambios de hábitos. Realizarse en forma periódica una densitometría ósea después de la menopausia le permitirá conocer sus niveles de calcio y la salud de sus huesos.

La densitometría ósea es una prueba indolora, no invasiva, rápida y muy segura. El paciente se recuesta en una camilla y es sometido a una mínima radiación de Rayos X, cientos de veces menor a la que se recibe durante una radiografía común.

Preparación para el estudio

No es necesario estar en ayunas pero si se toman suplementos de calcio debe interrumpirse su ingesta mínimo 24 horas antes de la prueba. Se debe llevar una ropa confortable, evitando prendas con cremalleras, cinturones o botones de metal. Debe informar a su médico si recientemente se ha realizado una exploración con bario o una tomografía computarizada o un estudio isotópico con inyección de contraste. En este caso tendría que esperar de 10 a 14 días para realizarse la prueba. Las mujeres deben informar siempre a su médico o al técnico si está o puede estar embarazada.

¿Cómo funciona un equipo de Densitometría?

Utiliza para su funcionamiento radiaciones ionizantes, generando dos haces de rayos X con diferentes picos de energía. Uno de los haces es fundamentalmente absorbido por las partes blandas y el otro por el hueso. El equipo detecta la absorción de cada uno de los haces al atravesar al paciente y con esa información y mediante un programa informático calcula la densidad mineral ósea del hueso explorado.

Beneficios

Con la densitometría ósea se puede detectar y determinar el grado de osteoporosis del paciente y evaluar el riesgo de sufrir  futuras fracturas y así poder dar un tratamiento para su prevención. Además, se utiliza para evaluar la respuesta al tratamiento que ofrece un paciente con esta afección.